Peine del Viento

Autor:Eduardo Chillida

Peine del Viento

El Peine del viento o Peine de los vientos es una obra de Eduardo Chillida (San Sebastián 1924 – 2002 inagurada en 1977  y ubicada en el extremo Oeste de la bahía de Donostia – San Sebastian. Son tres estructuras de acero de  10 Toneladas cada una, incrustadas en la roca. Todo ello lo enmarca una obra del arquitecto Peña Ganchegui.

La Obra

Peine del Viento
Nombre: Peine del Viento
Autoría: Eduardo Chillida
Fecha: 1977
Técnica: Escultura
Material: Acero COR-TEN
Dimensiones: 2150 mm x 1770 mm x 1850 mm

Difícil hoy en día concebir la bahía de la Concha sin su peine del viento. Todo y toda Donostiarra ha visitado más de una vez este emplazamiento junto a la playa de Ondarreta, al final o al principio de la bahía de la Concha (según el punto de vista) . 

Bonito es todo el año, pero quizas los días en que la mar está embravecida son los días donde esta escultura de Chillida cobra aun más fuerza.  Las tres estructuras de acero perfectamente incrustadas en la roca resisten a las olas para seguir con su eterno objetivo de peinar los vientos que visitan la capital de Gipuzkoa.

Esta obra que es seguramente la más conocida del autor por parte de la ciudadanía de Donosti, forma parte de una serie obras  con el mismo nombre. 

«Tardé 25 años en acertar con el diseño, desde el primer Peine en 1952 hasta el Peine de Donostia en 1977».

Acero COR-TEN

Las esculturas están hechas con acero COR-TEN. Este metal tiene la particularidad de crear una pátina de oxido en su capa exterior impidiendo que la oxidación prosiga hasta el interior de la estructura. 

Para realizar las obras, Chillida encargó a la fundición Patricio Etcheberría, en Guipúzcoa, la realización de las 3 obras.   

Compleja ejecución

No fue fácil anclar las pesadas estructuras de acero en las rocas.

Primero se tuvieron que reforzar estas para soportar las 10 Toneladas de peso. Todo el sistema de refuerzo está debidamente disimulado para conferir un aspecto natural a la obra, para lograr una simbiosis entre el acero y la piedra.

Para posar las esculturas en las rocas se barajaron varias posibilidades. Un grúa flotante, un helicóptero o cuerdas desde Igueldo. Todas estas posibilidades fueron desechadas por diversos motivos. Finalmente se optó por construir unas pasarelas lo suficientemente resistentes frente a las olas y el peso de las esculturas. 

Dos inaguraciones 

La inaguración de esta obra no fue un acto multitudinario precisamente. Nueve fueron en total las personas presentes. 

30 años más tarde, en 2007, se volvió a inagurar, esta vez un acto más acorde a la importancia de la obra. A este acto acudieron decenas de ciudadanos, la portavoz del Gobierno vasco, Miren Azkarate, el diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, el alcalde donostiarra, Odón Elorza, y representantes de los diferentes grupos municipales, además de la viuda de Chillida, Pilar Belzunce, sus hijos y nietos, y el propio José María Elosegui.

Significado de la obra

«Los hombres somos de un lugar. Es muy importante que tengamos las raíces en un lugar, pero lo ideal es que nuestros brazos lleguen a todo el mundo, que nos valgan las ideas de cualquier cultura. Los hombres somos como árboles con los brazos abiertos. Como soy de aquí, mi obra tendrá algunos tintes particulares, una luz negra que es la nuestra».

Eduardo Chillida 

La plataforma construida por el arquitecto Luis Peña Ganchegui hace de preámbulo de la obra de arte y representa la unión de la ciudad con la naturaleza. 

Los peines de acero simbolizan la herramienta del hombre.  Su óxido muestra la derrota asumida frente a la naturaleza transformadora, simboliza el paso del tiempo, la fuerza natural del mar que transforma en tierra todo lo que sucumbe a él. Fuente: https://culturacientifica.com/2016/10/28/peine-del-viento-chillida-materia-forma-lugar/

La ubicación

Peine del Viento
Eduardo Chillida Ibilbidea s/n
Donostia - San Sebastian, Gipuzkoa 20008
Última modificación: 2019-05-08